Traducir

jueves, 23 de noviembre de 2017

Quiero en mi vida las burlas y mofas del Calvario: Padre Miguel Agustín Pro

Dios en su infinita sabiduría dispuso que nos tocara vivir  en una época donde la gente no tiene tiempo para pensar en las cosas eternas. Las diversiones, las vacaciones, las fiestas, las compras, la música, los restaurantes, el nuevo look,  llenan los días de la gran mayoría. La gente está aturdida.


   Si nos detenemos un poco a reflexionar cuál fue el común denominador de todos los santos, veremos que fue el sufrimiento, las pruebas, las tribulaciones enfrentadas con espíritu católico,  y lo más importante, por amor a Dios.

   En la medida que cada uno de nosotros estemos convencidos de que esta vida es para ganar o perder el cielo, emplearemos el valioso tiempo que Dios no da en aquello que verdaderamente valga la pena, finalmente sabemos que  cualquier cosa que Dios permita en nuestra vida será nada comparado con la recompensa eterna y que no se mueve una sola hoja del árbol sin Su voluntad. Dios  quiere que cooperemos con Él en la salvación de las almas. Somos peregrinos y vamos de paso. El ejemplo del Padre Pro, sacerdote mexicano nos animará a hacer otro tanto, entre los nuestros, en nuestro pequeño ámbito. Con la gracia de Dios todo es posible. 



 Plegaria escrita por el Padre Pro el 13 de noviembre de 1927:

“¡Déjame pasar la vida a tu lado, Madre mía, acompañado de tu soledad amarga y tu dolor profundo…! ¡Déjame sentir en mi alma el triste llanto de tus ojos y el desamparo de tu corazón!

   No quiero en el camino de mi vida saborear las alegrías de Belén, adorando entre tus brazos virginales al niño Dios. No quiero gozar en la casita humilde de Nazaret de la amable presencia de Jesucristo. ¡No quiero acompañarte en tu Asunción gloriosa entre los coros de los ángeles!
   Quiero en mi vida las burlas y mofas del Calvario; quiero la agonía lenta de tu Hijo, el desprecio, la ignominia, la infamia de su Cruz. Quiero estar a tu lado, Virgen dolorosísima, de pie, fortaleciendo mi espíritu con tus lágrimas, consumando mi sacrificio con tu martirio, sosteniendo mi corazón con tu soledad, amando a mi Dios y a tu Dios con la inmolación de mi ser”.


   El 23 de noviembre de 1927 el Padre Pro se coloca en el lugar que se le designa, de frente al pelotón. El mayor Torres le pregunta si desea alguna cosa: -Que me permitan rezar –responde.

   Se postra de rodillas, se santigua lentamente, cruza los brazos sobre el pecho, ofrece a Dios el sacrificio de su vida, besa devotamente el pequeño crucifijo que tiene en la mano y se levanta.
   Rehúsa ser vendado y se vuelve de cara a los espectadores y soldados, y los deja atónitos con su serenidad.

   En una mano aprieta el crucifijo, en otra el rosario. Extiende los brazos en forma de cruz, levanta los ojos al cielo.
-¡Viva Cristo Rey!


   Hace la señal a los soldados de que está dispuesto. Resuena una descarga cerrada y cae con los brazos extendidos. Un soldado se le acerca y le da el tiro de gracia en la sien. Eran las 10:38.

   A  las 4:00 sale el cadáver del Padre Pro, en hombros de varios sacerdotes. Por todas partes resonaban aplausos y gritos de ¡Viva Cristo Rey! De los balcones caía copiosísima lluvia de flores. En las calles las gentes de arrodillaban.

   Espontáneamente la multitud se puso a rezar el rosario. Más de 20,000 personas esperaban en el panteón. Se depositó el cadáver del Padre Pro en su nicho y, entretanto, todos los asistentes guardaron respetuoso silencio.


   A lo lejos se oyó una voz firme que entonaba el conocido cántico:
   Tú reinarás, ¡oh Rey Bendito!
   Pues Tú dijiste reinaré.
   Y toda aquella multitud derramando lágrimas respondió:
   Reine Jesús por siempre,
   Reine su Corazón,
   En nuestra patria, en nuestro suelo,
   Que es de María la nación.
   La multitud emprende el camino de regreso hacia la ciudad. Los cánticos y vivas llenan el espacio. Desde las ventanas de su Castillo, pudo ver el presidente Calles desfilar a sus enemigos vencedores, que cantaban:
-¡Viva Cristo Rey!
   De la misma manera, hace diecinueve siglos, pasaban delante de Nerón los primeros cristianos, que venían de ver morir a sus hermanos.
   “Dios quiere que aceptemos todo lo que nos pasa como venido de Su Santísima mano. La mayor santidad consiste en cumplir su voluntad”. Padre Pro
   “Una cosa que le dará mucha alegría, es saber que, mientras más desolados y solos nos encontramos, más cerca de nosotros está Cristo Jesús”. Padre Pro
   “Óyeme. Los últimos escalones de una subida difícil son los más costosos, el último esfuerzo de un corredor para llegar a la meta es el más arduo… y tú que estás a punto de coronar la obra, emprendida con tanta abnegación ¿desfallecerás? ¡Hijitos míos, nos dice Jesús, no los dejará huérfanos! ¡Yo estaré con ustedes hasta la consumación de los siglos! Si esta promesa es siempre verdadera, dime: ¿no será cierta en el momento más difícil de nuestra vida? Escucha a Nuestro Señor que te dice: Yo estoy contigo porque me amas. Sigue esa calle de la amargura; sube al Gólgota del vencimiento, muere conmigo en la cruz del amor, porque la blanquísima luz de la resurrección va a brillar muy pronto en tu alma…”  Padre Pro

lunes, 20 de noviembre de 2017

¿QUE QUIERO MI JESUS?: POEMA




¿QUÉ QUIERO YO?

¿Qué quiero, mi Jesús? — Quiero quererte,
Quiero, cuanto hay en mí, del todo darte,
Sin tener más placer, que el de agradarte,
Sin tener más temor que el de ofenderte.
Quiero olvidarlo todo y conocerte,
Quiero dejarlo todo por buscarte,
Quiero perderlo todo por hallarte,
Quiero ignorarlo todo por saberte.
Quiero, amable Jesús, quiero abismarme
En ese dulce abismo de tu herida,
Y en sus divinas llamas abrasarme.
Quiero, en Aquél que quiero, transformarme;
Morir a mí, para vivir su vida,
Perderme en Tí, Jesús, y no encontrarme
R. M. Andreu, S. J.             

LA MISA NUEVA MATA LA FE: R.P. HEWKO






Nuestro Señor Jesucristo es Dios. ¿Cuántas veces hemos escuchado esto? 

Debemos sentir  inflamarse nuestro corazón al oír esto, especialmente en estos días en los que tratan a Cristo como un chiste, ya que ponen a Nuestro Señor Jesucristo al mismo nivel que AlÁ, Mahoma, Buda y todas las falsas religiones. 

Benedicto XVI alabando a Martín Lutero,  el Papa Juan Pablo II rezando con todas las otras religiones; burlándose de Dios, rompiendo el Primer Mandamiento. 

Por eso Monseñor Lefebvre dijo: ¡tengo que consagrar obispos para salvar la fe y los sacramentos! Roma está atrapada en una obscuridad modernista. Monseñor Lefebvre hizo su deber. Ahora tenemos al Papa Francisco planeando en el mes de octubre una enorme celebración para Lutero el horrible hereje fundador de su propia religión y  quien está ardiendo en el infierno.

Cristo es Dios y de Dios nadie se burla. Si Dios así castigó a Sodoma y Gomorra por el pecado de sodomía, qué castigo nos espera a nosotros. Muchos países  se están convirtiendo en Sodoma y Gomorra, todas las películas, los anuncios, la educación de los niños desde el kínder están llenos de esta basura. Nuestra Señora de Fátima nos advirtió.

  Hagamos todo lo que esté de nuestra parte. Recemos el  santo Rosario todos los días como si fuera el último. Tengamos celo por la gloria de Dios. Cuidemos y trabajemos el talento que Dios nos ha dado a cada quien.

   Nunca olvidemos esta hermosa verdad: Nuestro Señor es Dios, Él probó con sus milagros que es Dios, esto es muy importante para rechazar siempre la herejía del ecumenismo, que es tratar a Cristo como otra opción; incluso católicos tradicionales están cayendo en esta herejía. Como protestante, como musulmán, como judío no puedo salvarme e ir al Cielo.

Para ir al Cielo debo creer en Nuestro Señor Jesucristo y en todo lo que Él ha enseñado que es la Fe católica;  la Santa Iglesia Católica fundada por Él; no la religión del Vaticano II, esa es otra iglesia llamada la iglesia conciliar. Ellos mismos así la han llamado: la nueva iglesia conciliar. Esa iglesia debe ser rechazada para permanecer católicos. No tenemos nada que ver con esa iglesia que está llevando muchas almas al infierno.

Podrán decir: ¡de nuevo el Padre hablando del Vaticano II! Tienen razón, quieren saber ¿por qué? ¡Vayan con su párroco local, vayan a la nueva misa el siguiente domingo!, ¡vean la apostasía, vean la burla a Nuestro Señor Jesucristo, las blasfemias en la misa! 

 Comprenderán por qué los sacerdotes insistimos tanto en el Vaticano II.

¿Por qué Monseñor Fellay ha firmado que esa misa es legítima? Es un rito cismático. No es un rito católico. Él dice que es legítimo, eso significa que está bien para salvar las almas.  Esto es un asunto serio compañeros, es por lo que tenemos que resistir esta destrucción de nuestra Fe incluso con nuestros obispos tradicionales. 

Es triste que hagamos esto pero tenemos que hacerlo pues de otra manera perderíamos la Fe. Si nosotros sacerdotes no predicamos la verdad seguramente iremos al infierno. 

Por eso todos los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X tienen el deber de levantarse en esta destrucción de nuestra Fe; la legitimidad de la misa nueva es falsa, es una burla a la verdad. La aceptación del Vaticano II con  la declaración doctrinal y todas esas tonterías hasta hoy, llamando conservadores a los obispos liberales del Vaticano II y alabándolos, ellos son modernistas, Cardenal Burke, Schneider ellos no han regresado a la tradición.

  Cristo nació de una madre virgen. Nadie ha hecho eso. Cristo resucitó de la muerte. Nadie lo ha hecho sólo Dios. Cristo ascendió al Cielo por su propio poder en frente de los Apóstoles, discípulos y de la Santísima Virgen María. Esto sólo Dios puede hacerlo.  

Cristo profetizó su propia muerte, su resurrección, profetizó la difusión de la Iglesia Católica, también les dio a los Apóstoles el poder para hacer milagros estupendos en su nombre, arrojar a los demonios, curar leprosos, paralíticos, etc. 

El sacerdote continúa haciendo milagros ahora, porque una cosa es curar el cuerpo, que es algo sorprendente, pero llevar un alma del estado de pecado mortal y de condenación y lavar su alma con  la Sangre de Cristo y devolverla a la vida de la gracia,  es el milagro más grande que hay dice Santo Tomás de Aquino, más grande que la creación de todo el universo es llevar un alma del estado de pecado al estado de gracia. 

Vean la fortaleza de los mártires, sufriendo intensas torturas por amor a nuestro Señor Jesucristo, más de once millones de mártires. Su propia Iglesia Católica es prueba de Su divinidad, prometió que duraría hasta el fin del mundo.

  Nuestra Señora dijo que el Papa hará la Consagración de Rusia, se hará, pero será tarde. ¿Qué tan tarde? Probablemente después de que varias naciones hayan sido aniquiladas.

Cierro el sermón con las razones que tenemos  para pelear, las razones para llegar a ser santos, las razones para usar cada momento de nuestra vida para la gloria de Dios, las razones para cumplir con  nuestro deber de estado lo mejor que podamos,  para ofrecer las cruces de cada día para ayudar a Nuestra Señora a salvar almas del infierno.

   Ahora  leo  la declaración del Obispo Antonio de Castro Mayer,  él escribió una carta al Papa Juan Pablo II suplicándole que regresara a la Tradición, pero  el Papa continuó sus reuniones con los judíos en las sinagogas, las reuniones de Asís, por lo que ambos obispos dijeron: tenemos que usar medios de emergencia, operación sobrevivencia y consagrar los 4 obispos. Esto es lo que dijo
  “Mi presencia en esta ceremonia es un asunto de conciencia, es un deber profesar la Fe Católica delante de toda la Iglesia, pero particularmente delante de Su Excelencia Monseñor Lefebvre, delante de todos los sacerdotes, religiosos, seminaristas y fieles aquí presentes. –Ese día había aproximadamente diez mil personas, yo estuve ahí-.

   Santo Tomás de Aquino enseña que no hay obligación de hacer una profesión pública de la Fe en cada circunstancia pero cuando la Fe está en peligro, es urgente confesarla, incluso a riesgo de nuestra propia vida. Así que ¿dónde está la Fe en mayor peligro que ahora? Misa nueva, modernismo, la pérdida de la Fe.

 “Esta es la situación en la cual nos encontramos, vivimos en una crisis sin precedente, crisis que la toca en su esencia, en su substancia, que es el Santo Sacrificio de la Misa y el Sacerdocio católico; dos verdaderos Misterios esencialmente unidos porque sin el Sacerdocio no hay Santo Sacrificio de la Misa y como consecuencia no hay forma de adoración pública, es sobre estas bases que se construye el Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo. Por este ataque a la esencia de la Fe (Vaticano II y la  misa nueva)  es que,  para conservar el Sacerdocio y la Santa Misa que están en juego estoy aquí para cumplir mi deber y hacer una profesión pública de la Fe. Es doloroso ver la lamentable ceguera de tantos hermanos en el Episcopado y en el sacerdocio que no ven y no quieren ver, -esto aplica ahora, cuántos sacerdotes de la Sociedad San Pío X y Obispos  no quieren ver el cambio de la Fe con la Declaración Doctrinal con el Capítulo General del 2012, y todos los compromisos en marcha sobre la Fe, las conferencias, artículos, suavizando la Iglesia modernista- ellos no quieren ver, esto es muy triste, lamentable en esta presente crisis, ni la necesidad de resistir al modernismo que rige momentáneamente para ser fieles a la misión que Dios nos ha confiado. Deseo manifestar aquí mi sincera y profunda adhesión a  Su Excelencia  Arzobispo Marcel Lefebvre.

  –Y eso es lo que nosotros hacemos y es por lo que existe  el seminario, manifestar nuestra lealtad a la Tradición y a la posición del Arzobispo Marcel Lefebvre, que es la fidelidad a la Iglesia de todos los siglos, nosotros dos hemos bebido en la misma fuente que es la Iglesia Católica Apostólica y Romana.

  Que la Santísima Virgen María, nuestra Madre, quien en Fátima maternalmente nos advirtió la gravedad de la presente situación,  nos de la gracia para  ayudar a los fieles a que ellos mismos se distancien de estos perniciosos errores de los cuales somos víctimas, engañados por quienes habían recibido la plenitud del Espíritu Santo (incluyendo la falsa Resistencia ahora) Dios bendiga al Arzobispo Lefebvre y su obra”.

  Esta plática fue traducida del portugués al francés e inglés y todas esas diez mil personas dieron un enorme y largo  aplauso. El espíritu era que la Fe continuara, gracias a esos dos Obispos que se levantaron.

  Queridos fieles, es donde estamos parados. Adoremos a Nuestro Señor Jesucristo, sus milagros son la prueba que es Dios y hoy en esta Misa, el sacerdote va a pronunciar las palabras que Cristo dio y uno de los más grandes milagros sucederá delante de nuestros ojos, la Transubstanciación del Pan y el Vino en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en el Sacrificio de la Cruz que se renueva. 

El infierno lo sabe, siente el terremoto de estos eventos, el Cielo lo sabe porque todos los ángeles están reunidos en este valle para adorarlo, también nosotros lo adoramos con todo nuestro corazón y suplicamos a nuestra Madre que nos ayude a llegar al Cielo y a perseverar en el amor a Dios, a amarlo sobre todas las cosas y a odiar todo lo que le ofende que es el pecado.

  ¡Oh María sin pecado concebida! Rogad por nosotros que recurrimos a Vos!
  ¡Oh María sin pecado concebida! Rogad pro nosotros que recurrimos a Vos!
  ¡Oh María sin pecado concebida! Rogad por nosotros que recurrimos a Vos!             

jueves, 16 de noviembre de 2017

MONEDA CON QUE SE COMPRA EL PARAISO



El Señor se apareció un día a Santa Gertrudis, contando monedas de oro. Ella se atrevió a preguntarle qué estaba contando. "Cuento -le respondió Jesucristo- tus Avemarías: ¡son la moneda con que se compra el paraíso!"

miércoles, 15 de noviembre de 2017

UNA IMAGEN DICE MÁS QUE MIL PALABRAS



¿Qué nos prohíbe el primer mandamiento? - El primer mandamiento nos prohíbe la idolatría, la superstición, el sacrilegio, la herejía y cualquier otro pecado contra la religión.

359.- ¿Qué es idolatría? - Llámase idolatría dar a una criatura cualquiera, por ejemplo a una estatua, a una imagen, a un hombre, el culto supremo de adoración debido sólo a Dios.

360.- ¿Cómo se halla expresada esta prohibición en la Sagrada Escritura? - En la Sagrada Escritura se halla expresada esta prohibición con las palabras: No harás para ti escultura ni figura alguna de los que está arriba en el cielo o abajo en la tierra. Y no adorarás tales cosas ni les darás culto.             

martes, 14 de noviembre de 2017

SEGUIR LAS TESIS SEDEVACANTES ES UN ERROR: MONS. LEFEBVRE



Ndb: La prédica relacionada con la Sede vacante no es una prédica enseñada ni sostenida por Mons Lefebvre. Hay sedevacantistas que dicen ser de la resistencia y que son fieles seguidores de la obra Mons Lefebvre; bajo apariencia de resistencia legítima al liberalismo de la nueva FSSPX arrastraron al sedevacantismo a muchos fieles que de buena fe los seguían. Igualito que la nueva FSSPX sólamente usan el nombre y fama de santidad de mons Lefebvre, pero enseñan cosas contrarias a lo que el Arzobispo y la verdadera FSSPX enseñaba. El sedevacantismo es un error y es una forma simplista de "arreglar" o comprender el problema del liberalismo y apostasía de nuestro tiempo. Al suprimir las oraciones del canon de la misa por el papa, ¿cómo se va a convertir? Gracias a su soberbia teológica han agravado el problema. Los modernistas se ríen de estas conclusiones falsas de sus "adversarios".

LE DESTRONARON: Mons. Lefebvre
CAPITULO XXXI (Extractos)

Os preguntareis quizás ¿cómo es posible que haya triunfado el liberalismo a través de los papas Juan XXIII y Pablo VI y mediante el Concilio Vaticano II? Las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella. (Mateo 16,18) Creo que no hay contradicción. Efectivamente en la medida que esos Papas y el Concilio han descuidado de usar de la infalibilidad y utilizar ese carisma que les es asegurado por el Espíritu Santo, siempre y cuando lo quieran usar, han podido cometer  errores doctrinales o con mayor razón dejar penetrar al enemigo en la Iglesia gracias a su negligencia o complicidad. ¿En qué grado fueron cómplices? ¿De qué faltas fueron culpables? ¿En qué medida su función misma queda cuestionada?

Es evidente que un día la Iglesia juzgará ese concilio, juzgará esos papas, es necesario. Y en especial ¿cómo será juzgado el papa Pablo VI? Algunos afirman que fue hereje, cismático y apóstata; otros creen poder demostrar que Pablo VI no podía tener en vista el bien de la Iglesia y que en consecuencia no fue papa: es la tesis Sede vacante. No niego que esas opiniones tengan algunos argumentos a su favor. Quizás en treinta años se descubrirán cosas que estaban ocultas o se verán mejor elementos que deberían haber sido evidentes para los contemporáneos, afirmaciones de este papa contrarias a la tradición de la Iglesia etc... No creo sin embargo que sea necesario recurrir a esas explicaciones; pienso incluso que es un error seguir esas hipótesis.



Diciembre 1988 (Conferencia a los seminaristas de Flavigny, publicada por Fideliter N°- 68). 


'Afortunadamente la Fraternidad no está sola. Con los dominicos, las dominicas, los capuchinos, etc., ella continúa la Iglesia. No decimos, como pretenden hacernos decir, que no hay más que la Fraternidad. Estamos con todos aquellos que quieren continuar la Iglesia Católica conforme a lo que los Papas han enseñado siempre durante veinte siglos hasta el Vaticano 11. La Fraternidad no es un partido, ni una secta aferrada a un folklore. No se trata de esto. La situación es mucho más grave. No es solamente la liturgia lo que queremos defender. Los problemas de fe son todavía más importantes. Podríamos haber adoptado muchas actitudes, y especialmente aquella de una oposición radical: el Papa admite ideas liberales y modernistas, luego él es herético, por lo tanto no es más Papa. Es el sedevacantismo. Se terminó, no se considera más a Roma. Los cardenales elegidos por el Papa no son cardenales; todas la decisiones tomadas son nulas.
Personalmente siempre he pensado que se trataba de una lógica demasiado simple. La realidad no es tan simple. No se puede tachar a alguien de ser hereje formal tan fácilmente. Es por este motivo que me pareció que debía permanecer en esta posición, y conservar un contacto con Roma, pensar que en Roma había un sucesor de Pedro. Un mal sucesor, ciertamente, y al cual no hay que seguir porque tienen ideas liberales y modernistas. Pero está allí, y en la medida en que pudiese convertirse tenemos el derecho de oponernos públicamente a las autoridades cuando proclaman y profesan dichos errores".



No puedo admitir que se rechace rezar por el Papa, porque significaría que no hay Papa y sería entrar en una vía que haría un daño considerable a los fieles. No puedo permitir que la Fraternidad entre en una vía que desoriente completamente a los fieles.
Quise escribir este artículo para que todos sepan, incluso los fieles, cuál es la posición de la Fraternidad. Que los fieles sepan que si alguno de nuestros sacerdotes predica que no hay Papa, no predica en conformidad con lo que piensa la Fraternidad. Espero que este artículo haga que cada uno entre en la línea que creo en conciencia, delante de Dios, debo seguir. Creo necesario hacer estas precisiones para permanecer dentro del espíritu de la Iglesia".










sábado, 11 de noviembre de 2017

LAS CINCO PROMESAS HECHAS A SAN BENITO



                                               Las 5 promesas hechas a San Benito

San Benito recibió este mensaje de Dios Todopoderoso, que amaba a los monjes, a San Benito, Bendito por Dios, como su nombre lo dice.

1.       Esta orden continuará existiendo hasta el fin de los tiempos.

2.       La Orden de San Benito, en la batalla final, ofrecerá grandes servicios a la Santa Madre Iglesia y confirmará a muchos en la fe. Y dará muchos confesores y mártires a la Iglesia.

3.       Nadie morirá en la Orden, cuya salvación no sea asegurada. Si el monje empieza a vivir una mala vida y no se corrige; caerá en desgracia, será expulsado de la Orden o la dejará por su propia voluntad. Aquellos que vivan en la Orden tendrán asegurada su salvación.

4.       Cualquiera que persiga la Orden de San Benito y no se arrepienta, verá sus días acortados y morirá una muerte horrible.


5.       Todos los que amen la Orden de San Benito tendrán una muerte feliz.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Cristo, Rey de la vida humana




   
  ¡Cristo es Rey de la vida humana!
  ¿Qué valor tiene para un católico la vida?
  ¿No es acaso en esta vida donde nos santificamos y nos hacemos merecedores de la vida eterna?
  Hemos de merecerla mediante un trabajo honrado, el cumplimiento fiel del deber, el apostolado…
  La religión católica habla continuamente de la vida eterna y nos alienta sin cesar a merecerla; mas no por ello se olvida de  esta vida terrenal. No sólo el alma del hombre es santa, sino que también es el cuerpo, ya que es don del Dios creador.
  ¿Quieres alistarte en el campamento de Cristo o en el del pecado?
  El suicida toca un tesoro que no es suyo: la vida: y comete un pecado que no puede reparar ya nunca.
  Sólo nos puede quitar la vida Aquel que la dio: el Creador, y que ni la enfermedad,  ni la muerte de los seres queridos, ni la pérdida de la fortuna, ni el desengaño, ni las ilusiones frustradas, ni la deshonra,  ni la bancarrota, ni ninguna otra prueba nos dan derecho a quitarnos la vida.
  ¡Pero es tan dura la vida! ¡Cuando no hay la más mínima alegría, cuando se ha de luchar continuamente! …
  Pisar las huellas de Cristo significa abnegación, sacrificio, mientras que la vida frívola del mundo es fácil.
  Muchas veces los fieles imitadores de Cristo tienen que padecer, mientras que los hijos de la iniquidad se regocijan.
  Más vale sufrir en este mundo con Cristo que regocijarse con los pecadores.
¿Con qué bando quieres ir tú?
  Reparar lo que hiciste mal es tener valor para corregir tus yerros, para empezar una vida nueva. Pero no es reparación, sino cobardía, poner punto final con la bala de un revólver una vida equivocada; no es expiación sino cobarde fuga, porque te niegas por evitarte malos ratos a pagar lo que debes.
  Para muchos, la vida terrena ha perdido su valor. ¿Cómo hemos llegado a tan fatal consecuencia? Olvidándonos de la vida eterna.
  Los desgraciados alegan diversos  motivos para explicar su acción: desgracia, crisis económica, enfermedad, desengaños… Pero ¿quién duda de que la mayoría de los casos podrían evitarse si se les hiciera comprender que tendrán que dar cuentas a Dios, y que no está todo perdido, que la esperanza no se puede perder nunca cuando se pone la confianza en el Señor, dispuesto siempre a escucharnos?
  Cristo es Rey de toda nuestra vida, y tan solo una fe viva anclada en Cristo es capaz de ayudarnos cuando ella se nos hace dura.
  Necesitamos de pasamanos cuando vamos subiendo caminos empinados y bordeados por abismos que dan vértigo. Este camino empinado es la vida, el pasamanos es la fe.
  Con Cristo la vida tiene sentido, aunque esté llena de luchas; sin Cristo la vida no merece ser vivida.
  ¿Y qué decir de los que están a favor del “suicidio asistido” y de la eutanasia que, mediante conferencias y artículos en los medios, inducen a la gente a que acabe con su propia vida?
  Debemos volver  a vivir la fe, y caer  en la cuenta de que esta vida es el tiempo  de prueba que nos ha concedido Dios para parecernos a Él en el amor, cumpliendo su voluntad.  No nos es lícito abandonar el puesto de centinela que nos ha destinado. No nos es lícito huir cobardemente, sino que hemos de perseverar en medio del fango y la tempestad, haga sol y hiele, en la bienandanza y la desgracia, cumpliendo siempre con nuestro deber.

Cristo Rey
Mons Tihamer Toth

lunes, 30 de octubre de 2017

CRISTO ES REY PORQUE ES NUESTRO REDENTOR Y NUESTRO DIOS




     Cristo es nuestro Rey, porque es nuestro Redentor y nuestro Dios
  Como Redentor, compró sus derechos sobre nosotros a muy alto precio. “Fuisteis rescatados…, no con algo caduco, oro o plata…, sino con la Sangre preciosa de Cristo, como de un cordero inmaculado y sin tacha” (I Pedro 1,18-19). Nuestro Señor Jesucristo nos compró  “a gran precio”.
  Cristo es nuestro Dios. Y Dios es “el único Soberano, el Rey de los reyes y Señor de los señores” (I Tim 6,15). Dios tiene derechos sobre nosotros.
  La primera revolución que se hizo en el mundo, llevada a cabo por Adán y Eva en el Paraíso  e inspirada por Satanás, no fue otra cosa que la proclamación de los derechos del hombre contra los de Dios. Los mismos fines han perseguido muchas otras revoluciones, como la Revolución francesa. Por esto, la Redención comenzó haciendo todo lo contrario, promulgando por encima de todo los derechos de Dios.
  Dios es mi Señor, mi Soberano absoluto.
  “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. (Mt 24,35; Mc 13,31).
  ¡Qué frase más impresionante! No hay frase que exprese mejor la realeza de Cristo.
  ¡Oh Cristo! Tú eres el Rey del tiempo y de la eternidad. Tus palabras me llenan de confianza y aliento. Cristo es el Rey de la vida eterna, y yo quiero tratar por todos los medios de serle fiel.
  Si Cristo es mi Rey, no puedo dar culto al dinero o a los placeres. Porque el espíritu está por encima de la materia, porque mi alma está llamada a vivir la vida de Dios.
  No aceptamos a Cristo Rey porque condena nuestro modo pagano de vivir.
  La fe religiosa vale más que mi carrera o mi quehacer profesional.
  La santa Misa tiene un valor infinito, que no se puede comparar con una película.
  Un rato de oración vale mucho más que una fiesta mundana…
  Todo esto significa la realeza de Cristo.
  Si Cristo es mi Rey, no puedo desterrarle de la vida pública, que es justamente lo que pretende el laicismo.
  Cristo es el Rey de la vida eterna, y yo quiero heredarla. Dios me ha creado para la vida eterna y allí me espera… con tal que persevere junto a Él.
  Con Cristo, la vida tiene sentido, aunque esté llena de luchas; sin Cristo, la vida no merece ser vivida. Escojamos, pues.
  Mons. Tihamer Toth

sábado, 28 de octubre de 2017

FIESTA DE CRISTO REY

                     


¿No tenéis paz? No la tenéis porque la buscáis por caminos errados.

   ¡Oh!, ¡Si tuviésemos la lámpara de Aladino para descubrir en qué piensan los hombres!...  Los pensamientos de muchos católicos durante el día; ¿son diferentes de los que pudieron tener los paganos honrados, los paganos rectos, antes de la venida de Cristo? Un poco de bondad natural, una honradez exterior, cortesía…; pero, en el fondo del alma, un mundo helado, un mundo sin Cristo.

   Y la gran apostasía se continuó en el hablar.
   Hablamos de las cosas que pensamos, de las cosas que llenan nuestro corazón. De la abundancia del corazón habla la boca. No pensamos en Cristo, en sus leyes, en su Iglesia; por este motivo, tampoco entran en  nuestros temas de conversación. ¡De cuántas cosas se habla hasta entre los católicos! Deporte, veraneo, diversiones, peinados, modas, clima, política, del dólar, del cine, de la salud, dietas, estudios… pero ¿y de Cristo? No hablamos de Él, sencillamente, porque no pensamos en Él.

   Estamos dispuestos a charlar largo y tendido de cualquier tontería; pero nos sonrojamos de hablar de Dios, que nos creó. Hacemos una lista de los propios méritos y, cuando llega el momento de hablar de Aquel ante quien han de hincarse todas las rodillas, cuando nos toca hablar de cosas religiosas, nos sentimos encogidos.

   ¿Cuántas veces al año se pronuncia el nombre de Cristo? ¡Menos todavía el de Cristo Rey! ¡Oh pobre Rey desterrado!
   Esta es la triste situación de la sociedad moderna.

   Hemos desterrado al Rey. “No queremos que éste reine sobre  nosotros” La política dijo: ¿A qué viene aquí Cristo? La vida económica exclamó: El negocio no tiene nada que ver con la moral. La industria proclamó: con Cristo no obtendríamos tantas ganancias.  En las ventanillas de los Bancos le  dijeron: Vete, nada tienes que buscar entre nosotros.  En las universidades: La fe y la ciencia se excluyen… Y, finalmente, hemos desembocado en la situación actual que parece escribir: ¡Cristo no existe! ¡El Rey ha muerto!

   El 11 de diciembre de 1925, Su Santidad el Papa Pío XI, en su encíclica Quas primas instituyó una nueva festividad; mandó consagrar que un domingo del año se celebrase la fiesta de la “Realeza de Cristo”.

   Cristo es Rey de todos nosotros: Es Rey de la Iglesia, Rey del sacerdocio, Rey de los confesores, Rey de los atribulados, Rey del individuo y de la sociedad. Política, matrimonio, deportes, costumbres, vida moral, infancia, juventud, mujer, familia, ¿a dónde llegan cuando siguen a Cristo? ¿Cuál es su resultado si prescinden de Él?

   Una noche fría, una noche sin Cristo envuelve las almas. Cristo no es más que un vago recuerdo que no influye apenas en sus vidas.
   Cristo es Rey de mi corazón, Cristo es el Rey de mi hogar, pero ¡no basta! Cristo es Rey… también en la escuela, en la prensa, en el Congreso, en la fábrica, en el pueblo…

   Si Cristo bajara de nuevo a la tierra, volvería a ser rechazado como ocurrió en la noche de Belén, cuando sus padres le buscaban hospedaje.

   Cristo no cuenta para nada en este mundo. ¡”Cristo Rey”! ¡Oh pobre Rey sin tierra!
   Hace siglos que los bacilos de la peste de la inmoralidad se han infiltrado solapadamente en la sangre de la humanidad; a costa de ir diluyendo cada vez más la doctrina de Cristo, ¡ahora nos encontramos que está todo corrompido!

   El destierro de Cristo empezó en el mundo de las ideas.
   Día tras día íbamos pensando en todo menos en Dios. Nuestra fe se debilitaba cada vez más.

   Jesucristo debe tener voz y voto en mis pensamientos, en mis planes, en mis negocios, en mis diversiones. Pero esto nos resulta muy duro y no queremos admitirlo. Porque si Cristo tiene razón, es patente que nosotros no la tenemos; no tiene razón mi orgullo, mi afán de gloria,  mis ansias de placeres, mis idolatrías de tantas cosas terrenas, mi culto al becerro de oro.

   Esta es la causa por la que nos resistimos a someternos al yugo de Cristo.
  No quiero a Cristo, porque su humildad condena mi jactancia.
 No quiero a Cristo, porque su pobreza reprueba mi afán de bienestar y de placeres.

   No quiero a Cristo, porque su confianza en la Providencia condena mi materialismo y autosuficiencia.
   Pero si Cristo es mi Rey y mi Dios, entonces no pueden ser mis ídolos la razón, el placer ni el dinero.
   ¡Señor vuelve a ser nuestro Rey!
   ¡Tú eres nuestra vida!

   Cristo Rey

   Mons. Tihamer Toth

jueves, 26 de octubre de 2017

GENTE DOBLE CARA, PELIGROSA QUE PACTA CON LOS ENEMIGOS DE LA IGLESIA


NDB: Presentamos extracto del opúsculo Las pequeñas historias de mi larga historia de Mons. Lefebvre. Descrito por el mismo cuando tenía 82 años de edad. Queda demostrado con las propias palabras del Arzobispo Lefebvre que condenaba el acuerdismo con los liberales, catalogando a esas personas como dobles caras, que hacen amistad con los enemigos de la Iglesia; gente peligrosa que se llama católica que no soporta la Verdad. 
Esas palabras fuertes deberían resonar en las conciencias de todos aquellos que apoyan directa o indirectamente (acción u omisión) el acuerdismo y liberalismo de la Nueva FSSPX. 
La nueva FSSPX usa de bandera el prestigio y santidad de su fundador pero no sigue su ejemplo: LA CONSTANTE LUCHA CONTRA EL LIBERALISMO. VIVIR EN CONSTANTE CRUZADA.

Entre estos grupos que hacen o hicieron componendas con los enemigos de la Iglesia están la Fraternidad San Pedro que acepta el Vaticano II, Instituto del Buen Pastor de Aulagnier, los adeptos de mons Rifan en Brasil y los adeptos de mons Fellay y sus superiores mayores.

Pero mucho cuidado con aquellos que son la falsa resistencia de Mons Williamson, que bajo la apariencia de ultra-derecha, bajo apariencia simplista de falange franquista, propagan errores liberales de forma solapada. Sobre la FALSA RESISTENCIA SE PUEDE LEER AQUI


Las pequeñas historias de mi larga historias (Pag 7). Mons Lefebvre.

...Así pues a pesar de mis aprensiones fui conducido al Seminario Francés junto a mi hermano. Este seminario confiado a la Congregación de los Padres del Espíritu Santo, se encontraba bajo la dirección del Reverendo Padre Le Floch. Como ya les he dicho, para mí el seminario Francés fue una verdadera revelación y una luz para toda mi vida sacerdotal y episcopal: ver los acontecimientos en el espíritu de los Sumos Pontífices que se sucedieron durante casi un siglo y medio, más particularmente los acontecimientos desde la Revolución Francesa y todos los errores que nacieron con esas corrientes de ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia. Los papas los denunciaron, los papas los condenaron y por consiguiente también nosotros debíamos condenarlos.

Pero como suele suceder en esos, los defensores de la Iglesia, los defensores de la Verdad, los defensores de la Tradición de la Iglesia, atraen la ira contra sí. Atraen la ira de todos los que estiman que hay que hacer componendas con el mundo, que hay que adaptarse a su tiempo, que no hay que condenar los errores: pero no condenemos los errores> un tipo de gente de doble cara. Es gente peligrosa, que se llama católica, pero que al mismo tiempo pacta con los enemigos de la Iglesia. Esa gente no puede soportar la Verdad, la Verdad íntegra y firme. 

No puede soportar que se combatan los errores, que se combata el mundo y a Satán, y a los enemigos de la Iglesia, y que siempre se esté en estado de cruzada. Estamos en una cruzada en un combate contínuo. También Nuestro Señor proclamó laVerdad. ¡Pues bien! Le dieron muerte. Le dieron muerte porque proclamaba la Verdad, porque decía que El era Dios. !Sí lo era¡ No podía decir que no lo era. Y todos los mártires prefirieron dar su sangre y su vida antes que entrar en compromisos con los paganos.








miércoles, 18 de octubre de 2017

LA PSEUDO-RESTAURACIÓN (CAPITULO V): R.P. TAM


NDB: En este capítulo el R.P. Tam expone las intenciones revolucionarias del entonces Cardenal Ratzinger, ejecutadas durante el pontificado de Juan Pablo II y por él mismo en su pontificado. El entonces teólogo Ratzinger fue ideólogo del Concilio Vaticano II junto con Karl Rahner y otros pseudo-teólogos de triste memoria. 

El mismo Cardenal Ratzinger es autor intelectual de la macabra estrategia de poner una cuña entre los fieles que sólo quieren la misa tradicional y sus mieles [*], contra los que quieren conservar todos los ideales de la Iglesia Católica y el reinado social de NSJ. A éste tipo de católicos fueron llamados integristas o radicales.  

[*La misa católica tradicional no es el único baluarte del catolicismo en juego. Lo es primordialmente la defensa de la fe y defender los sacrosantos derechos de Dios y de la Iglesia].

De la misma forma siguen siendo así llamados, integristas, radicales etc.. por los adeptos de la nueva FSSPX y por los adeptos de la falsa resistencia [adeptos de Mons. Williamson]. Respecto, a ésta falsa resistencia, no se sabe exactamente a que resisten pues no sostienen, sus obispos posturas doctrinales públicas, recomiendan las misas de la FSSPX [critican pero recomiendan sus misas, vaya contradicción], favorecen indirectamente la misa nueva etc..; eso sí, son enemigos públicos y no recomiendan a los católicos integristas, radicales o tradifariseos, neologismo acuñado por ellos mismos. 

Las únicas posturas públicas que se pueden encontrar son la de sus adeptos por medio de sus sitios de internet, ellos mismos se erigieron como defensores oficiosos de la falsa resistencia. Se reúnen en círculos privados y cuentan con apoyo económico para viajar internacionalmente a sus áreas de influencia.

Los aliados de la Seudo-Restauración:
el Opus Dei y compañía


Monseñor Delassus, citando a San Gregorio el Grande en el sermón no 10 sobre la Epifanía dice: “...hay herejes que creen en su divinidad, pero que no admiten de ningún modo que sea Rey en todos los lugares. Sin duda le ofrecen incienso, pero no quieren ofrecerle también el oro.” De este tipo de herejes aún los hay, llevan el nombre de católicos liberales." (38).



A) El Opus Dei.



El Opus Dei encarna y realiza, probablemente, el modelo “católico” deseado por la Seudo-Restauración. Hay que distinguir dentro del Opus Dei a las personas de buena fe de la “base”, de los dirigentes y sus doctrinarios católico-liberales. La adopción por parte del Papa del Opus Dei como instrumento de gobierno, se hace cada día más evidente.



Durante el Sínodo de 1987 se vió como la corriente progresista se lamentaba de la falta de obediencia de algunos movimientos al ordinario del lugar, lamentando el uso de pastorales paralelas, el encerrarse en sí mismos sin participar en los problemas de la diócesis (Cardenal Lorscheider, O.R. 9-11 Octubre 1987); y como los conservadores exponían argumentos en favor de dichos movimientos. (Cardenal Ratzinger O.R. 7 Octubre 1987).



La doctrina del Opus Dei puede conocerse a través de sus mismos libros. El documento utilizado es un texto en español, publicado en Madrid. Se trata de una antología de textos de autores reconocidos y aprobados por el mismo Opus Dei, cuyos libros son editados por Rialp. (39)


“... el modo de dirigir las obras... apostólicas promovidas por el Opus Dei. Estas labores –como es sabido– responden a una finalidad sobrenatural. Pero se proyectan y gobiernan con mentalidad laical,... Por eso no son confesionales...” (“Monseñor Escrivá de Balaguer”, Salvador Bernal. Ed. Rialp. pág. 309).


Las residencias del Opus Dei son interconfesionales “donde viven estudiantes de todas las religiones e ideologias”. (“Conversaciones con Escrivá de Balaguer”. Ed. Rialp, pag. 117).



“La afirmación del pluralismo entre los católicos fue en los primeros años del Opus Dei novedad ininteligible para muchos, porque habían sido formados en una línea justamente contraria...” ("Monseñor Escrivá...", pág.311).



“La Obra era, así la primera asociación de la Iglesia que abría fraternalmente sus brazos a todos los hombres sin distinción de credo o confesión.” ("Tiempo de caminar", Ed. Rialp, Ana Sastre, pág. 610).



“Amamos la necesaria consecuencia de la libertad: es decir, el pluralismo. En el Opus Dei el pluralismo es querido y amado, no sencillamente tolerado y en modo alguno dificultado.” (pág. 127).

“No son sólo palabras: nuestra Obra es la primera organización católica que, con la autorización de la Santa Sede, admite como Cooperadores a los no católicos, cristianos o no. He defendido siempre la libertad de las conciencias.” (Mons. Escrivá..., pág. 296)


“Cuando, en 1950, el Fundador obtuvo finalmente de la Santa Sede el permiso para admitir en la Obra a los sacerdotes diocesanos y para poder nombrar a no católicos e incluso no cristianos Cooperadores de la Obra, se “completó” la familia espiritual del Opus Dei.” (pág. 244).



“... que la Santa Sede admitiera como cooperadores a todas aquellas personas (católicos, no católicos, y hasta no cristianos) que desearan colaborar, material o espiritualmente, en los apostolados de la Obra. Era algo inaudito en el acontecer pastoral de la Iglesia, aquel descorrer cerrojos y abrir puertas de par en par, integrando almas de benefactores: protestantes, cismáticos, judíos, musulmanes y paganos. Sólo al pasar los lustros e iniciarse una

nueva corriente ecuménica, ese paso audaz, que pudo haberle engendrado muchas incomprensiones, fluía ya con naturalidad en la historia contemporánea.” (“El Fundador del Opus Dei” Andrés Vázquez de Prado, Ed. Rialp, pág. 235).


“Para mantenerla (la Obra) además de los miembros del Opus Dei, hay otras personas que ayudan; algunos no son católicos, y muchos, muchísimos, que no son cristianos” (de labios mismos de Mons. Escrivá de Balaguer, “Tiempo”, pág. 615).

“Los organismos competentes de la Santa Sede han llegado al convencimiento de que tal concesión es, de momento, imposible. 


La Obra no encaja en ninguna de la formas asociativas reconocidas por el Derecho de la Iglesia. Un alto personaje de la Curia ha dicho a don Alvaro: “Ustedes han llegado con un siglo de anticipación.” (“Tiempo...”, pág .326)



“El Concilio Vaticano II ha promulgado solemnemente lo que Monseñor Escrivá de Balaguer y el Opus Dei ya enseñaban y practicaban, con su espiritualidad y con su vida, desde hacía varios decenios.” (pág. 14)



El Fundador del Opus Dei, después de muchos años de incomprensiones, tuvo la satisfacción de que destacados Padres conciliares, como los Cardenales Frings (Colonia), Künig (Viena), Lercaro (Bolonia) y otros, le reconocieran, como un verdadero precursor del Vaticano II, sobre todo respecto a aquellos puntos capitales que, para el Concilio, marcaban el camino a seguir en el futuro. (pág. 303).



Ante periodistas, Mons. Escrivá comentó que, con ocasión de una audiencia, había dicho al Papa Juan XXIII: “En nuestra Obra siempre han encontrado todos los hombres, católicos o no, un lugar amable: no he aprendido el ecumenismo de Su Santidad...” (pág. 246) [Nos gustaría saber donde lo aprendió... n.d.l.r.].



“Para los Papas Juan Pablo I y Juan Pablo II, el Opus Dei y su Fundador eran hechos objetivos que anunciaban el comienzo de una nueva era del cristianismo.” (“Opus Dei, Peter Bergler. Ed. Rialp, pág. 243).



“Hemos de estar al acabar este Concilio. Hace treinta años, a mí me acusaron algunos de hereje, por predicar cosas de nuestro espíritu, que ahora ha recogido el Concilio de modo solemne, en la Constitución dogmática “De Ecclesia”. Se ve hemos ido por delante, que habéis rezado mucho”. (“Tiempo”, pág. 486).



“...que el Fundador del Opus Dei es un “conservador”... con una profundidad y una convicción tales que, a la vez, le convierten en el mayor “revolucionario católico” de los últimos doscientos años.” (“Opus...”, pág. 243).



“Esta realidad "ecuménica" de Camino obliga a preguntarse cómo unas páginas, cuyo origen redaccional tiene contextos tan marcados, han podido difundirse entre personas pertenecientes a medios culturales, no ya diferentes al originario de Camino, sino tan diversos entre sí. (“Estudios sobre Camino”, Mons. Alvaro del Portillo).



“Esta dimensión humana de Camino explica la capacidad demostrada por el libro de conectar con las esperanzas y aspiraciones de cualquier hombre o mujer que sienta verdaderamente su propia dignidad, independientemente de sus convicciones religiosas, ofreciendo al lector ilusión e impulso para llevar una vida humanamente más limpia y más noble”. (pág. 52).



“Durante mi trabajo en las comisiones del Concilio Vaticano II pude comprobar cómo se abrían paso en sus documentos, a veces muy trabajosamente, enfoques de la vida cristiana y criterios pastorales que son como la atmósfera de Camino.” (pág. 55).



“Camino ha ido preparando en este tiempo a millones de personas para entrar en sintonía y acoger en profundidad algunas de las enseñanzas más revolucionarias que, treinta años después, promulgaría solemnemente la Iglesia en el Concilio Vaticano II.” (pág. 58).



El Papa: “Es ciertamente grande vuestro ideal, que desde sus comienzos ha anticipado la teología del laicado que caracterizó luego a la Iglesia del Concilio y del PostConcilio...” (Discurso del 19 de Agosto de 1979).



Escrivá de Balaguer y su obra eran, por tanto, progresistas, pero habiendo sido rebasados por la izquierda en el Concilio y en el post-Concilio, y ahora son atacados como conservadores.



Sabiendo esto, la beatificación de Escrivá de Balaguer nos deja perplejos, pues es presentado como el modelo de la nueva cristiandad; este cristiano que calla, esconde, y ataca las consecuencias públicas de la Divinidad de Nuestro Señor

Jesucristo.

B) Los compañeros de ruta.
La Seudo-Restauración también tiene sus pequeños aliados; por ejemplo Comunione e liberazione que, de entre todos los movimientos parece ser el más doctrinal.
Aquellos que han conocido los orígenes de este movimiento, como por ejemplo al grupo Gioventú studentesca, saben del espíritu revolucionario y liberal que imprengna a Comunione e liberazione. 


Para terminar de convencernos nos bastara citar el testimonio de Formigoni, uno de los responsables de dicho movimiento:



“Los Estados Unidos son nuestro futuro, es la primera tierra en donde la modernidad ha tomado cuerpo en plenitud, de forma radical, con todos sus valores. (O.R. 27-8-1984).



Otro aliado es la revista “30 Giorni” que parece tener como misión la coordinación mundial de la metamorfosis de la Iglesia Conciliar.



Entre los objetivos de “30 Giorni” también figura el de quitarles a los “lefebvristas” el máximo de argumentos posibles, como podemos constatar fácilmente leyendo el índice de la revista: temas que antes trataban en exclusiva la Hermandad San Pío X. Se trata de cumplir con la tesis del Cardenal Ratzinger expuesta a los

Obispos de Chile: “El fenómeno (lefebvrista).... hubiese sido impensable sin los elementos positivos, que no han encontrado espacio en la Iglesia de hoy.”


“Deberíamos abrir un espacio para aquellos que buscan y claman en la Iglesia, llegando así a reconvertir el cisma en el interior de la Iglesia y convertirlo en superfluo.”



Por supuesto que para el Cardenal la supresión de la Realeza Social de Cristo, el Estado Confesional no es ningún problema: son “...los valores mejor expresados por dos siglos de cultura liberal”. 



El trabajo de “30 Giorni” nos obliga a centrarnos en lo esencial, sobre el corazón del combate y de la fe, reconocido también por

el Cardenal Ratzinger: “...el punto central está en el ataque contra la libertad religiosa y contra un pretendido espíritu de Asís.” (Discurso a los Obispos de Chile, 1988)

(38) Monseñor Delassus, “La misión póstuma de Santa Juana de Arco y el Reinado Social de N.S.J.C.”, pág. 52. Ed. Ste. Jeanne d’Arc, “Les Guillots”, Villegenon. 18260 Vailly-sur-Suldre.
(39) “El Opus Dei, su verdadera faz”, Juan Morales, pro manuscripto, Madrid 1991.62